9 ene. 2013

Seguimos con las Navidades

¡Hola!

Tengo muchísimas entradas pendientes, pero me tengo que acostumbrar a esto de volver a escribir en el blog con asiduidad. Además, con tantos días desconectada, pues todavía me estoy pasando poco a poco por vuestros blogs a ver qué tal os han ido las Navidades, qué os han traído los Reyes, si ya habéis arrasado en las rebajas...

Yo en Noche Vieja me fui a la provincia de Alicante, más concretamente a Orihuela. Es el segundo año que una gran amiga me invitaba a pasarla con ella en su casa, así que por la tarde cogí el autobús camino a Elche. El viaje se me hizo eternísimo T_T y eso que en Alsa suelen poner pelis en el camino, sobretodo de dibujos (mis favoritas). En este caso fue Megamind y la verdad es que me encantó. Había poco tráfico y es que claro, era tarde, pero tampoco podía ir antes porque por la mañana tenía un montón de cosas pendientes antes de irme y por la tarde mi amiga iba a correr la San Silvestre de Crevillente. Así que a las 8 llegué a la estación de Elche. Hacía un frío que pelaba y apenas había un alma por ahí. ¡Qué mal rollo me dio la estación tan vacía! (Decid que he visto muchas pelis, pero me recordaba a las típicas películas americanas y pensaba que en cualquier momento me iba a salir alguien a matarme jajaja) Estuve esperando un poquito hasta que llegó mi amiga Lola con su novio a recogerme. ¡Hacía un año que no nos veíamos!

Besos y abrazos a su madre.  Un año sin vernos pero parecía que el tiempo se había detenido desde que me fui a principios de 2012 súper precipitada porque me llamaron de casa con una tristísima noticia que hizo que tuviera que adelantar la vuelta. Cenamos entre copas de vino tinto y charlas y nos empezamos a arreglar mientras esperábamos las uvas.

No sé si sería cosa de la crisis, que la gente había optado por otro destino, pero los pubs estaban vacíos. El año pasado, en el mismo sitio,  casi no cabíamos y el ambiente era más festivo. Pero aún así no lo pasamos mal.  Os dejo una foto de Lola y mía recibiendo el nuevo año:

Al día siguiente, después de la comida, quedamos con unas amigas que me llevaron a una tetería súper especial. ¿Especial por qué? Era un chalet. Dejabas el coche como si fueras a comer al campo de un familiar y al entrar... Había varias casetas alrededor de un jardín precioso. Cada caseta era muy acogedora imagino que también por la estufa de leña que había en cada una de ellas. Allí pasamos la tarde entera hablando de la vida, de sexo (que forma parte de la vida), de moda y de todo lo que se nos ocurrió.


En fin, días de desconexión, de amigas, de cafés interminables... y de un millón de cosas que echaba bastante de menos. Me gusta mucho estar allí porque parece que el tiempo no ha pasado, que seguimos con esa complicidad que nos hizo amigas hace ya mucho. Además, como curiosidad os diré que mi amiga Lola fue quien me presentó a Alberto :D

Y además os contaré que me tuve que volver precipitadamente. Esta vez no fueron malas noticias, sino que me llamño una chica para que le diera clases particulares de lengua y literatura un par de días (para quien no lo sepa, hasta este año estudiaba Filología Hispánica).

En fin, no sé si os gustan este tipo de entradas u os aburren, ya me diréis en los comentarios. Muchas gracias por leerme ;)

Un beso fuerte!


5 comentarios:

  1. Me alegro de que te lo pasaras bien ^^
    Yo también añoraré estos días pasados.
    Un beso guapa,

    ResponderEliminar
  2. Tu blog es precioso, me encanta *_*
    Gracias por pasarte, me quedo por aqui!
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Esos cafés interminables son los mejores! Me alegra mucho que hayas disfrutado estos días.
    Un besote

    ResponderEliminar
  4. Se ve que lo has pasado genial. Te sigo! saludos!

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa, a la pregunta que me hiciste en el blog sobre el tinte, si pierde color, pero no tanto como otros que he probado. También será cuestión del pelo y de como se adhiera al cabello.

    ResponderEliminar

Tu opinión es muy importante para mí. ¡Gracias por darle vida a este blog!